miércoles, 19 de diciembre de 2018

50 AÑOS DE LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA. PERO TINTÍN LLEGÓ ANTES.


El 25 de marzo de 1953, Tintín caminó sobre la Luna. Dieciséis años después, el 21 de julio de 1969, Neil Armstrong descendió de su módulo (o LEM) y pisó el suelo lunar.

Ayer se inauguró oficialmente la exposición "Tintín y la Luna. 50 año de la primera misión tripulada" en el CosmoCaixa, Barcelona.

Y es que elegir a Tintín como anfitrión de esta exposición busca hacer la ciencia más atractiva, ya que "ponerle emoción al conocimiento facilita el aprendizaje", comentó Elisa Duran, directora general adjunta de la Fundación Bancaria laCaixa. Y es que sin duda, la combinación de ciencia y ficción siempre ha hecho mucho más atractivo el aprendizaje de la primera y, sin duda, atraerá muchísimos más visitantes.



La exposición consta de dos partes: una centrada en Hergé y las dos aventuras en las que Tintín y sus compañeros viajan a la Luna y vuelven a la Tierra, Objetivo: la Luna y Aterrizaje en la Luna; mientras que la otra realiza un recorrido científico desde el momento en que Galileo observó por primera vez la Luna con un telescopio construido por él mismo en 1609, hasta la llegada de Neil Armstrong a la Luna.

Jordi Portabella, director del Área de Divulgación Científica y Cosmocaixa, aseguró que es la primera vez que se realiza un equilibrio "tan elaborado" entre tecnología (objetos reales) y la ficción elaborada por Herge.




En la muestra se puede ver una recreación del espacio donde trabajaba Hergé, las herramientas que usaba, las ideas base para la creación de un cómic, la documentación como fuente de inspiración y el proceso artístico de las viñetas: dibujo a lápiz, tintado, color y posterior distribución.

Además de la reproducción del primer telescopio de Galileo, también hay un módulo interactivo en el que el público puede experimentar cómo es el movimiento a la hora de caminar por la superficie lunar, percibiendo la lucha contra la gravedad.

Y como reflexión '¿Cuál debería ser el futuro del astro?' Parece que en la exposición se plantea esta cuestión y se apunta a la creación de una pequeña base para turismo espacial... aunque nuestra reflexión es: si seguimos maltratando la Tierra como hasta ahora... ¿puede llegar a ser necesaria esta creación de una base lunar para otros fines?



La exposición podrá visitarse hasta el 26 de mayo de 2019 e irá acompañada de un ciclo de conferencias que se realizarán durante febrero y marzo, entorno al trabajo de Galileo, los viajes de Tintín y los retos de ser astronauta hoy.


FUENTES:
CosmoCaixa



No hay comentarios:

Publicar un comentario